una vivienda unifamiliar acaa architects barcena y zufiaur

Una vivienda familiar adaptada al entorno creada por el estudio de arquitectura Acaa en Yokosuka en la conurbación de Tokyo es el resultado del respeto a la naturaleza, la búsqueda de las mejores vistas de la costa y de la fusión de los materiales tradicionales japoneses con el hormigón.  La decisión de construir en la cota más baja de la parcela permite que la vivienda tenga un impacto visual mínimo en el entorno.

Las fachadas solo quieren obtener lo mejor del paisaje, la vivienda se encuentra en la ciudad de Yokosuka pero encaramada en lo alto de un acantilado; ‘vidrio y pantallas de madera cierran el perímetro de la casa dotándole de cierta transparencia’. Unos aleros delgados y de generosas proporciones crean un juego entre la vivienda y su entorno, son estos pequeños detalles lo que hacen que hablemos de una vivienda familiar adaptada al entorno. No se trata de ‘incrustar’ la vivienda en el acantilado para que la vivienda pase desapercibida, el objetivo es buscar un equilibrio entre espacios para ser vividos, para disfrutar de los impresionantes paisajes de la bahía de Tokyo pero al mismo tiempo sin restar protagonismo al entorno natural que rodea a la casa. 

El interior de la vivienda (Casa Wind-dyed) se inspira en la vivienda tradicional japonesa, las pantallas de estilo japonés del interior juegan con las sombras y las luces del exterior. La vivienda consta de 2 plantas, el segundo nivel es un espacio que posee una planta libre y a voluntad de sus propietarios puede abrirse al mar; una estructura de hormigón y acero reforzado solventan la parte técnica del edificio. Los aleros juegan un papel estético relevante dando un aspecto muy japonés a la vivienda. Además la sección que divide las 2 alturas de la vivienda tiene un carácter flexible y hace las funciones de una ‘enwaga’, la galería tradicional japonesa. Vía Tecnohaus. Fotografía: Hiroshi Ueda.