Un pabellón polideportivo compuesto por dos cajas blancas es la propuesta de Alberto Campo Baeza para la Universidad Francisco Vitoria. Se crean unos espacios polivalentes para ser utilizados por todo el alumnado. Se plantea un edificio sobrio que volumétricamente se adapta a la ordenación general del campus en cuanto a alturas máximas y alineaciones.

Un pabellón polideportivo que se caracteriza por su sobriedad, dos volúmenes unidos por una planta baja concebida como el punto de nexo. La luz domina la caja translúcida principal; los materiales del pabellón polideportivo acero y vidrio aportan una contención formal al mismo. Esa búsqueda de la luz nos recuerda  al proyecto realizado por nuestro estudio en 2010, el Polideportivo de Araia, un trabajo en el que primamos maximizar el volumen y la luz disponible. En ocasiones algunas publicaciones se refieren a Alberto Campo Baeza como el arquitecto de la luz; es precisamente la luz el principal material con el que trabaja. Vía HIC. Fotografía: Javier Callejas.