Este chalet construido por nuestro estudio en 2009 en el alto de Uleta (Vitoria-Gasteiz) supuso un reto clásico en el mundo de la arquitectura; por un lado había que crear cierta intimidad respecto a las construcciones vecinas pero a la vez había que maximizar los espacios en los que la luz natural fuese un elemento más de la construcción.

Una vez definidos con el cliente los materiales dominantes en el chalet: cemento y vidrio en el exterior; y madera en el interior tuvimos que tener en cuenta las viviendas unifamiliares próximas para crear 2 realidades opuestas, por un lado un muro casi contínuo de cemento para garantizar la intimidad de la vivienda  y por otro lado un vano de cristal para asegurar una luminosidad máxima.

Como siempre en este tipo de proyectos pusimos especial atención a la ejecución de cada una de sus partes y un cuidado máximo en la colocación de cada uno de los materiales.

 

Fotografía: César San Millán