Arquitectura total es lo que representa el Museo de Arte Moderno Louisiana: tanto el edificio, como lo que contiene y el entorno establecen una comunión perfecta. 

A menudo cuando nuestros clientes nos solicitan la construcción de una vivienda unifamiliar en Vitoria-Gasteiz nuestra mente se traslada a este fantástico museo situado en Humlebæk (Dinamarca) por supuesto no hablamos de la inspiración del museo o de sus obras, sino de la relación que se establece entre el propio museo y su contexto. El arquitecto debe tener en cuenta no solo las necesidades del cliente, la normativa existente o el presupuesto. Además de todos estos factores hay que analizar en profundidad la relación entre la nueva construcción, los edificios circundantes, las infraestructuras y la naturaleza.

Todos estos estos factores deben ser tomados como un corpus único y esto es precisamente lo que nos gusta de este edificio creado por Jørgen Bo y Vilhelm Wohlert. A pesar de ser un museo su escala es casi doméstica, se trata de un museo que recrea un paseo entre una vivienda, una galería de arte y un parque, con un objetivo final: disfrutar de las obras de arte, de la naturaleza de una forma continua sin estridencias, como una experiencia total. Una arquitectura alejada del espectáculo en el que la ‘planta’ es la base de todo el proyecto. Los arquitectos vislumbraron un proyecto a largo plazo en el que había que respetar la naturaleza y abrir el edificio a la costa danesa. El resultado un perfecto equilibrio entre el trabajo humano, tanto en el continente (la arquitectura del edificio) como en el contenido (las obras de arte expuestas) con la naturaleza. Como el propio museo indica en su información ‘understated building complex that fits gracefully and intimately into the landscape’ (un sutil complejo de edificios que encaja íntimamente en el paisaje) es decir una arquitectura total.

Fotografía: Louisiana Museum.